Yo, recortado

(publicado el 26 de febrero de 2014)

Soy consciente de que ha llegado un momento en el que este blog marea a quien lo visite por primera vez. Ya hay alrededor de 350 crudos recortes documentados, todos de golpe y sin anestesia. Por eso, al mirarlo desde fuera con cierta distancia, he recordado que a veces se necesita un ejemplo concreto para entender un argumento complejo. Seguro que cosas como la que voy a explicar, e incluso peores, ocurren en muchos sitios todos los días, pero ahora me ha tocado a mí, que llevo 2 años haciendo este blog, y he de denunciarlo aquí.

Hasta el 19 de octubre de 2013 fui un trabajador asalariado fijo al que económicamente no le iba mal. Era socialmente activo pero de esos pocos afortunados a los que la crisis solo les rozaba de refilón. De hecho, disfrutaba de mis vacaciones recorriendo en moto una remota isla cuando, a las 13:45 de ese sábado, un autobús invadió mi carril para darse a la fuga sin dejar más rastro que 4 fracturas, un brazo derecho destrozado y una pesadilla que apenas comenzaba. Lo que voy a explicar son las consecuencias de ese accidente y de las decisiones políticas de los últimos años y que yo ahora sufro en primera persona.

Tras 2 operaciones de brazo y unas semanas sin apenas poder moverme, las vacaciones tocaron a su fin y tuve que pedir la baja médica. Era mi primera baja y me chocó mucho lo de cobrar solo el 60% del sueldo hasta el día 20 y a partir de ahí el 70%. Bajé la barrera del mileurismo de golpe y, de repente, tenía los mismos gastos o incluso más, pero con un 40% menos de sueldo. Empecé a sufrir con creces todos los recortes que había denunciado en el blog: las facturas de la luz cobraron más relevancia, el IVA aumentado, el transporte, el gas… Incluso tuve que comprar una férula ortopédica, y ahí supe lo que es un repago sanitario de los gordos.

Comencé rehabilitación en diciembre y, por desgracia, el brazo presentó complicaciones. Mientras hacía los ejercicios asistía atónito a la incertidumbre resignada del personal sanitario sobre cuánta paga extra les iban a recortar. Ese personal sanitario precarizado me ha demostrado y me sigue demostrando que su profesionalidad y buen hacer no se ven ni remotamente recompensados en este país.

A principios de febrero, la fisio me comunica que mis sesiones se han acabado y que me han dado un “descanso” de unas semanas porque “no hay hueco administrativo”. No me lo dice, pero me deja entrever que es por política de recortes. Poco a poco, a muchos otros pacientes también les van dando parones. Ahora he vuelto a rehabilitación y me dicen que tendré que hacer menos ejercicios, que no puedo estar tanto tiempo allí ocupando un sitio, como si esos ejercicios no me los hubieran pautado ellos. Cobran forma delante de mis narices esos recortes en el presupuesto sanitario que tantas veces he denunciado, y que ahora afectan a mi recuperación.

A mediados de febrero, mi empresa me comunica que me despide. Por culpa de la reforma laboral de 2012, solo cobro 20 días por año trabajado de indemnización, ya que es un despido objetivo. Se materializan ante mí los recortes en derechos laborales que denuncio en el blog. Y sí, estando de baja la empresa me pudo despedir sin problemas, pero esto ya pasaba antes.

Ahora estoy en un régimen de Incapacidad Temporal y, por lo que me dijo el otro día el chico que me atendió en la Seguridad Social, no voy a ver un duro hasta dentro de un mes y medio. Eso sí, la carta en la que me citan para hacerme un control médico ha tardado cuatro días en llegar a mi casa, y dicha revisión es en menos de un mes, es decir, antes del primer cobro. ¡Eficiencia para lo que interesa! Además, a pesar de estar en ese régimen de Incapacidad y de no poder trabajar, a efectos de duración del paro YA lo estoy consumiendo.

Mientras tanto, el brazo sigue mal, la doctora ve cada día más posible que haya una tercera operación y en la última revisión me avisó de que la lista de espera será larga. Eso sí, gracias a otro recorte del gobierno, en 6 meses pasaré a cobrar del 70% al 50% de la prestación (en lugar de un 60%). Eso no entiende de esperas ni de fracturas. Cada vez veo el fin más lejos y con menos recursos.

¿Qué extraigo de todo esto? Primero, y aunque ya lo supiera, que en este país cuanto más débil eres, más te exprime el gobierno. En mi caso, la vida me dio un golpe y la Administración me dio los siguientes ocho. Yo ya sufría los recortes, veía las injusticias y las combatía… Pero cuando he sido realmente vulnerable, he entendido la profundidad del tema. También he entendido que nuestro sistema sanitario se sostiene gracias a su personal, que a pesar de todo le echa valor y aguanta los embistes, porque si fuera por los gestores y los políticos ya estaría vendido en su totalidad al mejor postor. 

Perdón por el ejercicio de egocentrismo. Este blog no nació para hablar de los temas particulares de nadie, sino que debe quedar como registro y denuncia de la destrucción masiva de nuestros derechos con la excusa de la crisis. Pero creo que contando esto habrá quien entienda mejor la gravedad de lo que leerá después y el mensaje de denuncia que debe extraer: que esos 350 hachazos a nuestra integridad recopilados en los últimos años afectan sobre todo a los más vulnerables.

Anuncios
5 comentarios
  1. Marian dijo:

    Ánimo compañero!!! La vida ha querido que vivas en tus propias carnes recortes que ya conocías y lo siento de verdad, pero seguirás o seguiremos denunciándolos. Recupérate pronto.

  2. Lamento mucho todo lo que te ocurrió y sus consecuencias…..tan sólo puedo darte palabras de ánimo para que solventes tu situación lo mejor posible y decirte que si tuviese dos armas te prestaba una ya que si tuviese una tan sólo, esa la iba a utilizar yo para acabar con alguno de los hijosdeputa que nos han situado donde estamos ahora…no hay balas para tanto desgraciado…

    • jossel dijo:

      Animo y que puedas seguir informándonos en tu estupendo blog de los robos de estos malnacidos. Siento mucho tu situación, tengo un hijo discapacitado y se lo que es el sufrimiento y encima ver cómo tu propio gobierno te niega las ayudas en vez de concedértelas como es de justicia. suerte.

  3. Una más dijo:

    Mucho ánimo de parte de alguien que sufre los recortes en primera persona: profesora de la educación pública “despedida” por los recortes, con hijos en colegio público sufriendo las carencias, y uno de ellos usuario habitual de la sanidad pública. Los servicios públicos (educación, sanidad, etc.) se están sosteniendo actualmente por el afán de los profesionales que trabajan en ellos, a pesar de los ataques. Desgraciadamente, muchos no perciben estos recortes, se creen que quienes los denuncian son izquierdosos paranoicos. Hace falta mucha pedagogía en esta sociedad, que la gente se de cuenta del mal que están haciendo estos secuaces que nos gobiernan.
    Seguimos en lucha.
    Que no nos callen.

  4. Carlos Javier Grech Cardoso dijo:

    Ánimo amigo, a todos los hijos de p…. les llega su hora. ojo por ojo diente por diente, no hay que tener ni compasión ni respeto por los que atacan a nuestro futuro y el de nuestros hijos. Yo llevo casi 6 años en paro, estoy separado y no puedo ni pagar los estudios y manutención de mi hijo, ya no tengo ayudas y las administraciones estan tan saturadas que no les queda nada para los que ya no tenemos nada, Con 51 años el futuro lo veo muy negro a no ser que empecemos a tomar medidas ya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s